Venta de órganos se hace libremente


Afiches y mensajes son dejados en las afueras del hospital paceño en el que se hace ofrecimientos poco comunes

A consecuencia de muchos factores sociales y económicos, hay personas que ofrecen vender sus órganos para generar dinero por la situación en la que viven.

Por tal razón, en los alrededores del Hospital de Clínicas de La Paz, se evidenció afiches pegados a las paredes en los cuales se ofrecía la venta de estos órganos humanos. 

Mediante una llamada telefónica, Unitel recabó datos importantes de la venta de estos órganos. Se trata de un joven de 23 años, quien por falta de recursos económicos y una deuda bancaria, tuvo que tomar la decisión de vender su riñón a 50 mil dólares. 

«Soy mayor de edad, tengo 23 años, no fumo, no bebo, mi riñón está bien, le pido 50 mil dólares porque ahora soy joven y cuando yo sea 30 a 40 años me voy a tener que cuidar mucho más (…) tengo deudas en el banco”, dijo el vendedor.

Este tipo de letrero en alrededores de los principales hospitales de La Paz son frecuentes, la falta de dinero y deudas económicas,  inducen a estas personas a vender sus órganos humanos.

Basta con escribir “venta de riñón” en el buscador de Facebook para que una lista de anuncios de ese tipo se despliegue en la pantalla. Hay unos que ofrecen en venta su órgano y otros que están en búsqueda de un proveedor. Aunque la Ley 1716 prohíbe la comercialización de órganos, el internet se ha convertido en el “mercado negro”. La mayoría de los ofertantes argumenta la transacción a una urgencia económica y pide entre 5 mil y 15 mil dólares.

Las aplicaciones más usadas para consolidar el trato son las de mensajería como Messenger y WhatsApp. Algunos optan por las llamadas telefónicas.

“Buenos días, dono mi riñón por compensación económica. Soy de tipo de sangre O-Rh positivo. Favor seriedad”, escribió en un grupo de donantes de WhatsApp un joven de 28 años de Cochabamba, el pasado 26 de octubre.

OPINIÓN se contactó con el tratante quien pidió 15 mil dólares por acceder al trasplante. “Es un precio básico y módico. Espero su comprensión”, escribió. Añadió que atraviesa una situación económica difícil y que comprará un auto con ese dinero. “Busco una herramienta de trabajo para pagar mis deudas”.

Comentó que también su esposa se sometería a los exámenes a fin de garantizar la compatibilidad con el “receptor”. Incluso propuso bajar el precio para cerrar el acuerdo.

En ese grupo, en 24 horas, seis personas ofrecieron someterse a la cirugía de trasplante de órgano a cambio de dinero. Otro joven con el mismo tipo de sangre, pero de La Paz, pidió 10 mil dólares. Agregó que puede trasladarse a otro departamento para realizarse pruebas de laboratorios si el beneficiario lo requiere. “Tengo disponibilidad de tiempo”.

Elizabeth P. publicó el 18 de octubre, en un grupo de empleo en Facebook: “Me veo en la necesidad de vender mi riñón. Si alguien está interesado puede contactarme inbox (servicio de mensajería)”.

Antes, una persona que se identificó como Jean You (sin foto de perfil) posteó: “Alguien que esté interesado en vender su riñón comunicarse inbox. Es para salvar la vida de un niño que está en México. Será compensado con 30 mil dólares”. El anuncio superó los 60 comentarios. Unos mostraban interés, mientras otros rechazaban la propuesta. En la mayoría de las publicaciones, el que efectúa la oferta pide que se lo contacte a través de un mensaje privado y en su perfil coloca fotografías de animales, paisajes u otros conceptos.

CONTROL Para el responsable del Programa Renal del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Ramiro Coca, no existe la venta de órganos. Argumentó que es una ilegalidad y que, de verificarse, sería penado. “Esto (la venta de riñón) está fuera de ley (…). No se lleva a cabo porque deben cumplirse varios requisitos antes del trasplante”.

De acuerdo a la resolución ministerial No. 245, hay cinco requisitos para ser donante. En la carpeta irá una solicitud de acceso quirúrgico, certificado de nacimiento original del receptor y el donante vivo compatible hasta el cuarto grado de consangüinidad o cónyuge, fotocopias de cédula de identidad (ambos) e informes médicos y exámenes; además de un examen psicológico o psiquiátrico de un hospital público y otro de trabajo social que respalde las condiciones mínimas de vivienda para después de la operación. Añadió que la revisión de documentos es minuciosa para impedir la comercialización.

Sin embargo, la venta de órganos, en este caso, de riñón es una realidad, afirmó el secretario general de la Coordinadora de Enfermos Renales Cochabamba, Ramiro Gonzales.

Indicó que la dirigencia, durante los últimos meses, recibió llamadas telefónicas de “extraños” ofreciéndoles en venta un órgano. “Tengo un riñoncito en venta a 15 mil dólares. Este es mi número personal pásale a alguien que este interesado”.

Acotó que, como representantes, evitaron inmiscuirse en la ilegalidad y no concretaron un encuentro con los ofertantes.

El grupo de WhatsApp de donantes tiene 92 participantes. La mayoría de los “activos” coincide en que los requisitos son mucho más exigentes en los hospitales públicos y cajas. Pero hay quienes indican que con un documento falso se puede dar el trasplante sin que el “receptor” tenga parentesco con el “donante”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *