Monasterio denuncia supuesta coima de $us 1,4 millones en el caso respiradores




Según el diputado, esos recursos serían repartidos entre Evo Morales, Luis Fernando Humérez, Fernando Valenzuela y Wálter Zuleta, abogado de Gabriela Zapata.

Después de que el Gobierno y la Fuerza Especial de Lucha contra el Crímen (Felcc) presentaron el flujo de contactos de algunos implicados en el caso respiradores con Evo Morales, Gabriela Montaño y Carlos Romero, el diputado de Unidad Demócrata Tomás Monasterio lanzó una acusación. En esa «triangulación»  había en juego una coima de 1,4 millón de dólares que se repartiría entre cuatro personas.

“Hubo un plan digitado en la cúpula masista, un plan  conspirativo que buscaba un golpe de Estado, usando el argumento de la comprar irregular de respiradores para alentar una revuelta popular y generar escenarios de confrontación”, sostuvo Monasterio y resaltó que el exmandatario Morales habría sostenido 50 llamadas con Luis Fernando Humérez, uno de los «testigos claves» del caso de corrupción que enlodó al gobierno de Jeanine Añez y derivó en la aprehensión y destitución del exministro de Salud, Marcelo Navajas.

Según Monasterio había una coima de 1,4 millones de dólares que sería dividido entre Morales, Luis Fernando Humérez, Fernando Valenzuela y Wálter Zuleta, abogado de Gabriela Zapata. Aunque no corroboró sus denuncias, afirma que esos recursos serían usados para generar convulsión en Bolivia.

El parlamentario también criticó a Juan Lanchipa, fiscal general del Estado, y calificó a éste de cómplice y obsecuente con el MAS. “El Fiscal General  pidió reserva del caso para evitar que la investigación salga a la luz y así no se pueda saber la participación de Evo Morales  que metió su mano corrupta en esta compra”, sostuvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *