Mohammed Mostajo: «He salido del país porque puedo hacerlo cuando quiera porque no tengo ningún lío con la ley»




El embajador de Ciencia y Tecnología EEUU. Su trabajo para ayudar a diseñar la estrategia contra el coronavirus acabó el 28 de abril. Ya declaró ante la Fiscalía y la Procuraduría sobre los 170 respiradores de la polémica. Da detalles sobre los otros 500 que anunció en abril

Desde Estados Unidos Mohammed Mostajo , aseguró que se declaró en comisión siendo embajador de Ciencia y Tecnología para dedicarse a apoyar en la lucha contra el coronavirus en marzo, ni bien puso un pie en Bolivia. Lo hizo así porque “consideró antiético ganar sueldo con ajuste de vida a EEUU mientras vivía en Bolivia”. Ahora que está en EEUU reanuda sus funciones como embajador y afirma: “No me he escapado ni nada por el estilo. Salí del principal aeropuerto (Viru Viru) usando mi pasaporte diplomático”.

Habló de los 500 respiradores que anunció en abril (que fueron una gestión del ex ministro de Salud Aníbal Cruz) y dijo que de estos, 324 siguen su curso y que incluso unos 150 ya estarían en suelo boliviano. El otro grupo de 176 respiradores encargados a una segunda empresa por Cruz fueron rescindidos durante la gestión del ministro Marcelo Navajas y desconoce los motivos. Ahora Mostajo tiene entre sus prioridades acelerar la llegada de los 250 respiradores que prometió donar Donald Trump a Bolivia.

El embajador fue posesionado el 13 de febrero y su residencia era San Francisco (EEUU). A mediados de marzo hizo maletas para estar en Bolivia ante un llamado de la presidenta Jeanine Áñez para ayudar en el diseño de una estrategia contra el coronavirus. 

Asegura que ese trabajo concluyó el 28 de abril, cuando se disolvió la sala de coordinación estratégica. En mayo se dedicó a ayudar a implementar los laboratorios en el país por su experiencia en procesar pruebas PCR.

Después de brindar su declaración a la Fiscalía y la Procuraduría hace unos días por el tema de los 170 respiradores con supuesto sobreprecio -que compró el ex ministro Navajas y por los cuales guarda detención en la cárcel-, Mostajo salió este martes del país con rumbo a EEUU. Lo llevaron asuntos oficiales, algunos en reserva y otros sobre los que sí puede dar información, como  el asunto de agilizar la donación de 250 respiradores comprometida por el presidente Donald Trump a la presidenta Áñez en conversación telefónica.

Una vez de vuelta en EEUU Mostajo reanudó funciones como embajador, así lo declaró hoy al EL DEBER. El martes 16 la Canciller Longaric dijo desconocer el paradero del embajador en una entrevista pasada. Confirmó que Mohammed Mostajo pidió permiso en Cancillería y de acuerdo a la Ley 465 de Servicio Exterior, se acogió a una declaratoria en comisión (durante el tiempo que dure su trabajo contra el Covid-19 en suelo boliviano). 

En las últimas horas se supo de la detención del cónsul de Bolivia en Barcelona, David Alberto Pareja, quien revisó que el cargamento de los 170 respiradores comprados por Navajas a España (con supuesto sobreprecio) a través de una intermediaria, esté listo para su envío. Él era otro de los convocados junto a Mostajo en calidad de testigo.  

-¿Cuánto tiempo se va a quedar en EEUU?

Estimo estar acá por lo menos dos semanas, pero dependerá de cómo vaya el progreso de los temas diplomáticos y si el Gobierno de Bolivia vuelve a solicitar mi apoyo presencial para estrategia de Estado.

-¿Fue para traer los respiradores de Trump?

No puedo dar los detalles porque no he tenido las reuniones todavía. 

-Hay gente en Bolivia, especialmente de la oposición (MAS), que dice que usted ha escapado sin rendir cuentas sobre los 500 respiradores que anunció que llegarían al país y sin aclarar su participación en la compra de 170 respiradores con supuesto sobreprecio…

No he hecho nada fuera de la normativa, nada ilegal, ni he escapado del país. He salido en funciones con pasaporte diplomático a reanudar mi puesto. ¿Por qué? Primero, porque la estrategia contra el Covid-19 ya está, si el Ministerio de Salud la utiliza o no, es cuestión de ellos. Esta estrategia de Estado fue, entre otras cosas, la idea de hacer cuarentenas, de tener hospitales de referencia, etc. La sala de coordinación estratégica ya no existe, ya solo se ejecuta lo que se trazó. Mi función como estratega ya acabó. Hace más de un mes que yo tengo muy poca interacción con otras entidades de Gobierno.

Me había declarado en comisión mientras estaba en Bolivia (en la lucha contra el Covid-19), ahora reanudo mis funciones diplomáticas. He salido del país porque puedo hacerlo cuando quiera porque no tengo ningún lío con la ley, como cualquier boliviano que no tiene ningún problema. Ya di declaraciones en calidad de testigo para el juicio de Navajas (caso respiradores). Me vine a EEUU a intentar acelerar las cosas que yo mismo gestioné. Necesito estar en EEUU por lo menos dos semanas, pero para volver a Bolivia tengo que ser llamado por algún ministro que me pida estar en comisión nuevamente y ese pedido tiene que ser aprobado por la Canciller.

-¿En qué quedaron los 500 respiradores que anunció en abril? ¿Cuál es su paradero?

Soy sincero, desde hace rato que no tengo comunicación con el Ministerio de Salud. Lo que puedo decir es que de esos 500 respiradores solo fui el vocero, yo no gestioné ninguna compra, misma que se hizo durante la gestión del entonces ministro Aníbal Cruz. Los 500 salen de dos contratos, uno de 324 respiradores con la empresa Agem y 176 con otra empresa que se llama Globalmed. Sé por declaraciones a la prensa de la misma ministra (Eidi Roca) que el contrato de 176 lo rescindió el exministro Navajas, desconozco los motivos, pero eso es lo que ella informó, imagino que están buscando nuevos o ya habrán encontrado.

Respecto a los 324 restantes, la mitad está ya en Bolivia, siguiendo la agenda que la misma empresa propuso. No sé cuántos exactamente hay, tendrían que haber 150 en Bolivia y para finales de esta semana esa cantidad tendría que crecer a 200. La empresa Agem tiene que completar los 324 hasta finales de junio. Con eso termina su contrato. Ahí finaliza la historia de los 500 respiradores. La ministra Roca es quien debe dar este detalle. Desde el momento en que el ex ministro Navajas replegó a su gente (de la sala de coordinación estratégica) la información sobre los respiradores nunca más me la dieron, tampoco lo hizo Eidy Roca, el único que compartía esta información era Aníbal.

Vuelvo a repetir, estos respiradores de los que estoy hablando son de la gestión de Aníbal -son los 500 que anuncié-, son parte de los 324 que se compraron a la empresa Agem y que ya se empezaron a distribuir. En Santa Cruz yo estaba presente cuando Navajas entregó 15 de estos al San Juan de Dios (mediados de mayo), tengo entendido que se entregaron otros más, como en Pando donde se llevaron cinco. Me parece que ayer Eidy Roca entregó 40 más a Santa Cruz. Varios también fueron a Beni, no sé el número exacto. No tengo el informe de cuántos hay en cada lugar porque no soy el ministro de Salud.  

Los 170 respiradores que están bajo investigación no forman parte del anuncio de los 500 (que pertenecen a la gestión de Aníbal Cruz). Los 170 fueron solicitados y comprados en la gestión de Marcelo Navajas.

-¿Si se solicita su presencia para ampliar su declaración, está dispuesto a volver?

Claro que sí, no tengo ningún problema. Las dos veces (ante la Fiscalía y ante la Procuraduría) he declarado sin ningún problema.

-¿Le bajaron el pulgar en el Gobierno de Jeanine Áñez? ¿Por eso dejó el país y ha retomado lo que hacía antes como embajador de Ciencia y Tecnología?

En todo plan de trabajo hay la parte de estrategia y la parte de ejecución, la primera fue pensar que tiene que haber hospitales de referencia y cómo va a ser el modelo de cuarentena para Bolivia y todo este tipo de cosas. Todo eso ya está concluido desde el 28 de abril, la sala de coordinación estratégica se disolvió entonces. Mi trabajo fue solo el colaborar en un diseño de estrategia de Estado. Desde el 28 de abril dejé de cumplir mi función de ayudar a diseñar estrategia, quiero recalcar que en todo mi tiempo en Bolivia he estado sin goce de haberes. A partir de ahí me dediqué a ayudar en lo que sé hacer que es manejar laboratorios de PCR en tiempo real, me fui por el país, me aseguré que los termocicladores estén funcionando, que todo esté bien y desmentir lo que se decía en Sucre y Tarija que no eran compatibles unos con los otros. Yo les demostré que no era así porque procesé las pruebas y saqué resultados.

A eso me dediqué dos semanas, que fueron justo en mayo cuando se hicieron las compras de los 170 respiradores en la gestión del ex ministro Navajas (con supuesto sobreprecio, por los que se sigue una investigación). El 15 de mayo, yo ya no tenía qué hacer en Bolivia. Me había vuelto a Santa Cruz porque ya no necesitaban de mí en La Paz.

-¿Dejará también el Comité Científico? ¿O es que este ya dejó de funcionar?

Siempre ha funcionado una vez a la semana y de manera ‘online’, el único que iba de forma presencial era yo. ¿Qué era lo que veía el Comité Científico? Cuestiones como ver si seguimos la cuarentena o la paramos. Tampoco decidíamos, solo aconsejábamos. Por ejemplo, sugeríamos al Ministerio si se aprobaba la Ivermectina como medicamento informando sobre ventajas y desventajas. El Comité nunca va a forzar una decisión. 

-¿El Comité Científico va a seguir en vigencia?

Sigue funcionando, no se ha disuelto. Participaré ‘online’ como el resto.

-¿Volverá a Bolivia con los respiradores donados por Trump o se quedará en EEUU?

Como dije anteriormente volveré si se me requiere. (17 JUN 2020)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *