Latinoamérica: Haití registra dos primeros casos de coronavirus y solo Belice resiste




La enfermedad llegó al país más poblado y pobre del Caribe. El presidente Jovenel Moïse declaró el estado de emergencia y ordenó el toque de queda nocturno

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, anunció la noche del jueves, en un mensaje televisado, los dos primeros casos de coronavirus en el país más poblado y pobre del Caribe. 

El mandatario hizo un llamamiento a la calma y recordó que su gobierno siempre ha estado «comprometido con la transparencia en la gestión de la pandemia». Además, declaró el estado de emergencia e impuso de inmediato el toque de queda nocturno y la prohibición de las reuniones con más de 10 personas.

Según el portal informativo Port-au-Prince Post, uno de los contagiados es un ciudadano belga de 63 años, quien permanecía en cuarentena en St Michel de l’Attalaye (centro) por haber presentado síntomas del Covid-19.

Las autoridades de Haití prohibieron los vuelos desde Europa, América Latina, Canadá y la República Dominicana, en tanto la ruta aérea con Estados Unidos permanece abierta, pese a la profusión de casos en ese país.

El país que comparte la isla de La Española con República Dominicana se mantenía, junto a Belice, como la grandes excepciones en América Latina, tras los primeros casos detectados el miércoles en El Salvador y Nicaragua, como indica el medio La Vanguardia.

Haití no solo es el país más pobre de la región, también protagonizó la última gran epidemia de este siglo, que acabó con la vida de 10.000 haitianos entre 2010 y 2011. El cólera llegó hasta la isla en el estómago de un soldado nepalí de Naciones Unidas, solo meses después del terremoto que mató a más de 300.000 personas.

En Belice, su gobierno ha impuesto la cuarentena de 30 días para todos los viajeros que llegan de zonas de riesgo.

La epidemia avanza con paso firme desde México a Argentina, del Caribe al Amazonas. El presidente argentino Alberto Fernández ha decretado la cuarentena total mientras Brasil encabeza el ranking, con 635 casos y siete muertes. El gigante suramericano ha cerrado todas sus fronteras, incluida la de Venezuela, al comprobar el empeoramiento de la epidemia. Todo indica que América Latina seguirá a Europa en la extensión de la pandemia. En sólo dos días los contagios se han duplicado en varios países.

Todo lo contrario sucede en Nicaragua, donde las invocaciones al amor del sandinismo no han evitado que un militar sea su primer contagiado. Con Daniel Ortega desaparecido de cualquier acto público, su mujer Rosario Murillo, vicepresidenta del país, lideró una polémica marcha multitudinaria, bautizada como «Amor en tiempos del covid-19». El plan es profundizar este tipo de actos con la celebración de «Nicaragua toda dulce, con amor para vos», que incluye conciertos, misas y ferias.

La revolución sandinista mantiene un protocolo sorprendente, en sentido contrario al resto de gobierno regionales: ni cuarentenas, ni cierre de fronteras ni siquiera restricciones a los viajeros. De momento concentra sus esfuerzos en promocionar el lavado de manos, eso sí, incluyendo el culto a su presidente. Las manos se deben lavar al ritmo de la canción «Daniel se queda: Aunque te duela, el comandante aquí se queda. Daniel, el pueblo está con él. Daniel, Daniel, el pueblo está con él. Viva Daniel».

«Murillo habló de la gravedad de la epidemia, de la fe, de la calma. No anunció ninguna acción para detener los contagios masivos. Es una irresponsabilidad criminal», acusó la antigua comandante Dora María Téllez, disidente desde hace años del orteguismo.

El Salvador, primer país de la región en prohibir el 11 de marzo el ingreso de extranjeros, anunció este miércoles su primer contagio. Se trata de un salvadoreño que viajó a Italia y que regresó atravesando un punto ciego de la frontera en Metapán.               

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *