En Chapare los policías expulsados siguen en el puesto militar y los cocaleros culpan de la violencia al Ministerio de Gobierno




El ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, afirmó que no se puede permitir que la zona de Chapare siga funcionando como una ‘isla’. Los cocaleros acusan al Gobierno de intentar perjudicarlos y de provocarlos con la presencia de los policías

Los 85 policías que fueron expulsados la noche del jueves 16 de abril del municipio de Shinahota, en el Trópico de Cochabamba, aún continúan en la Novena División del Ejército. Todavía no fueron restituidos a la capital cochabambina, ni tampoco el Gobierno tomó la determinación de volverlos a ingresar al corazón del Chapare para que coadyuven en las tareas de control a las prohibiciones por las medidas de cuarentena que se cumplen debido el coronavirus y que ayuden en el pago de los bonos en las entidades financieras de la zona.

Mientras los agentes esperan las decisiones políticas sobre su trabajo, los cocaleros volvieron a negar cualquier participación en las agresiones, robos y amenazas de muerte a los policías en Shinahota y como afirma el líder de la Federación Intercultural de Chimoré, Leonardo Loza, lo ocurrido no tuvo nada que ver con los miembros de sus organizaciones.

Loza incluso asegura, en una entrevista a una emisora del Trópico cochabambino, que lo ocurrido fue un acción digitada desde el Gobierno para perjudicarlos, ya que reconoce que no hay presencia policial en la zona y aclara que con la coordinación militar y las organizaciones vecinales, son suficientes para trabajar sin problemas en contra del coronavirus.

«Siento que esto es organizado, manejado y manipulado desde el Ministerio de Gobierno. Nosotros nos hemos autoorganizado con el Ejército y sin mayor coordinación introducen a los policías a tres, de los cinco municipios del Trópico… Se ha caído en una trampa del Gobierno, para acusarnos y salvarse de los errores que cometen», afirmó Loza y dijo que ellos se regulan solos.

Frente a esto el ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, afirmó que no se puede permitir que Chapare se convierta en una ‘isla’ o una ‘republiqueta’ dentro del país, después de que pobladores de Shinahota expulsaron a policías, según refiere una información publicada en el portal de la estatal ABI.

«No podemos permitir que el Chapare sea una republiqueta aparte en Bolivia, que tenga un tratamiento especial; la Policía tiene el deber, la obligación y el derecho de estar en todo el territorio nacional y establecer presencia estatal, no podemos permitir que un grupo, un sector, determine que la Policía no puede estar en ese sector (…)», dijo anoche Coímbra, en una entrevista con el programa de televisión Que no me pierda.

De acuerdo con el ministro Coimbra, los instigadores de la violencia serán procesados de manera penal para que respondan por los delitos que cometieron, aunque aún no hay ningún procesado por los hechos violentos que a principios del año pasado ocurrieron con la quema de las comisarías policiales de las comunas de Shinahota, Villa Tunari y Bulo Bulo, donde también atacaron y agredieron a los agentes.

De acuerdo con algunas fotografías que llegan de la zona, las entidades financieras, como el Banco Unión, están atendiendo de forma normal y sobre la carretera, en el ingreso a Villa Tunari, se observa la presencia de militares resguardando que no circulen motorizados sin autorización por el lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *