Cuatro exiliados alistan su retorno a Santa Cruz




Más de 10 años lejos de su terruño y ahora con el cierre del caso terrorismo, planifican su regreso en los próximos días

Para cuatro exiliados, el tema del cierre del caso terrorismo, significa replantear sus vidas y buscar la manera de reiniciarla. Hugo Achá, Alejandro Brown y Alejandro Melgar han comenzado a planificar su retorno a Santa Cruz. El primero sabe que el terruño jala, pero sus años en Washington, Estados Unidos, le han significado considerarlo su hogar. Brown y Melgar vuelven para quedarse.

“He querido volver desde el primer día que me lo impidieron, porque yo no me escapé, esa es una de las cosas que debe quedar claro y establecido”, indicó Achá, quien ahora se dedica a la docencia en diversas universidades del país del norte, además de ser director una institución de Derechos Humanos.

Achá informó que volverá a Santa Cruz a fines de mayo. El abogado espera concluir este periodo académico, hablar con la junta directiva de la fundación, además de que en dos semanas lanzará su libro Infinite War, que lo presentará en el Congreso de EEUU. “Después de cumplir con esos compromisos voy a mi tierra, porque quiero ir a ver a mis muertos, a mis familiares, a mi gente que no pude darles el último adiós y a ver a aquellos que nacieron mientras yo no estaba, porque nadie tiene el derecho de quitarme eso”, subrayó Achá.

Borraron su identidad

Alejandro Brown se encuentra en Santa Cruz. Volvió a su ciudad luego de más de 10 años de haber recibido refugio en Brasil. Ayer conversó con los jueces y fiscales del caso, porque quiere saber qué pasará con ellos y quién les devolverá “los casi 11 años que nos hemos comido de una cacería grande que es el exilio político”.

Brown, que vive en Brasil, contó que en 2012 el Gobierno canceló su certificado de nacimiento, por lo que no cuenta con ningún registro suyo.

“Soy un NN, estoy preocupado, espero que el actual Gobierno restituya nuevamente al sistema mi certificado de nacimiento, porque sin eso no puedo hacer nada, no puedo ni sacar cédula de identidad. El fiscal Soza se llevó de mi oficina título de bachiller, de profesional, no están en los expedientes, no tengo documento alguno que me respalde”, denunció.

Brown está preparando una denuncia ante la CIDH. “Toda persona tiene derecho a una identidad y la mía fue borrada automáticamente”, dijo.

Dejó niños, hoy son adultos

Alejandro Melgar está en Estados Unidos y, desde lejos, cuestiona que jueces, fiscales y policías del anterior Gobierno sigan trabajando en las dependencias.

“Los instrumentos operativos de los perseguidores continúan en el ejercicio del poder judicial, en el poder del Ministerio Público y, lógicamente, en el uso del poder policial”, señaló.

El abogado, quien regresará en los próximos 30 días, luego de cerrar puertas en el país que lo recibió, sabe que podrá reconstruir su vida, su trabajo, pero entiende que muchas cosas no podrán ser igual por los años que pasaron. “El tiempo con mis hijos no los recuperaré. Mi hijo tenía 8 años y mi hija 7 años. Ahora me voy a encontrar con dos personas adultas”, lamentó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *