EEUU pide a China que trabaje planes contra cambio climático


Kerry indicó que si bien EEUU tiene serias diferencias con China, éstas no se interpondrán en el trabajo conjunto hacia el desarrollo de una agenda climática.

El nuevo enviado especial de la Administración Biden para el cambio climático, John Kerry, aseguró ayer en el Foro de Davos que Estados Unidos reanudará su lucha contra el calentamiento global “tras cuatro años de ausencia imperdonable”, aunque pidió a China que acelere también sus planes medioambientales.

“Anunciaremos  la movilización más masiva de la historia de nuestro gobierno en políticas medioambientales”, subrayó Kerry, quien añadió: “Quedan nueve años para tomar decisiones que eviten las peores consecuencias de la crisis climática, entramos en una década decisiva para la acción”.

En este sentido, el exsecretario de Estado de EEUU afirmó que Europa ha sido en los últimos años el líder en la lucha medioambiental, frente al inmovilismo de la anterior Administración de Donald Trump, y consideró que el reciente anuncio de China de conseguir cero emisiones en 2060 es positivo, pero no suficiente.

“Esperamos unirnos con China en la lucha y conseguir que ellos lleguen a ese objetivo mucho antes que en 2060”, dijo Kerry en su intervención por teleconferencia, ya que en esta ocasión, debido a la pandemia de la  Covid-19, todos los participantes en el foro lo hacen de manera virtual.

Respecto a China, Kerry indicó que, si bien EEUU tiene serias diferencias con el gigante asiático, estas no   se interpondrán en el trabajo conjunto hacia el desarrollo de  una agenda climática.

“Obviamente tenemos serias diferencias con China, en algunos asuntos muy, muy importantes. Los temas de robo de propiedad intelectual y el acceso a los mercados, lo referido al Mar del Sur de China, quiero decir, es una lista, todos los conocemos, s. Esos asuntos nunca serán moneda de cambio por nada que tenga que ver con el clima, eso no va a ocurrir. Pero el clima es un tema crítico por sí solo y tenemos que negociar”, aclaró Kerry. 

Agregó que China es responsable del 30% de las emisiones del mundo y Estados Unidos del 15%, por lo que este país debe eliminar el uso de combustibles fósiles a un ritmo acelerado. “Así que es urgente que encontremos una forma de aislarlo (de otros asuntos) y avanzar”, dijo. 

Kerry también indicó que, tras un 2020 en el que las emisiones de dióxido de carbono (principal gas causante del cambio climático) probablemente se redujeron, habrá un rebote en 2021, por lo que “hay que reducirlas a la mitad en 2030” y acelerar la reforestación, el impulso de energías limpias y el uso de vehículos eléctricos.

El veterano político estadounidense destacó que, “pese a las excusas de negacionistas y procrastinadores”, la lucha contra el cambio climático no significa renunciar al desarrollo económico, sino que presenta oportunidades y, sólo en Estados Unidos, podría generar hasta dos millones de puestos de trabajo.

“La prueba es que hoy en día la empresa globalmente más valorada es Tesla, dedicada a la fabricación de vehículos eléctricos”, argumentó.

Kerry subrayó que el compromiso del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, con el Acuerdo de París quedó demostrado al aprobar, horas después de ser investido, el regreso de EEUU a ese pacto por el clima.

“El clima será el centro de las políticas de todas nuestras agencias federales y las dirigiremos al desarrollo de planes climáticos y a acabar con la financiación de proyectos de combustibles fósiles”, recalcó.

“Nos unimos a los esfuerzos climáticos con humildad y ambición: humildad porque sabemos que hemos desperdiciado cuatro años con una ausencia imperdonable, pero también porque sabemos que ningún país puede luchar solo”, concluyó un Kerry que pidió el apoyo del sector privado en esta causa.
 

Nueva administración y relaciones  con China

  •   Dureza Linda Thomas-Greenfield, elegida por el presidente Joe Biden como embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, prometió el miércoles luchar contra la influencia global de China. Exdiplomática de carrera, Thomas-Greenfield dijo en su audiencia de confirmación que Estados Unidos debería devolver las cuotas a las Naciones Unidas, y no permitir que otras potencias llenen un vacío. “En particular, sabemos que China está trabajando en todo el sistema de la ONU para impulsar una agenda autoritaria que se opone a los valores fundamentales de la institución: los valores estadounidenses”, dijo.
  •  Discurso El pasado lunes, el presidente chino, Xi Jinping, inauguró la versión virtual del Foro de Davos con una petición de unidad global por encima de las diferencias, «aumentando la coordinación de las políticas macroeconómicas para promover conjuntamente un crecimiento sostenible, equilibrado e inclusivo. En esa coordinación, subrayó, “deben abandonarse los prejuicios ideológicos y seguir un camino de coexistencia pacífica, beneficio mutuo y cooperación para que todos ganen”, respetando las diferentes historias, culturas y sistemas sociales de cada país, señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *