Cuatro choques en menos de cinco meses, las tensiones evidentes entre YPFB y el Ministerio de Hidrocarburos




Desde su llegada en diciembre de 2019, Herland Soliz enfrentó diferentes situaciones y fricciones con el ministro Víctor Hugo Zamora. Ahora YPFB está en el ojo de la tormenta por irregularidades de las que el Ministerio del sector se desmarca

Desde su llegada a la presidencia de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), el presidente de esta firma estatal, Herland Soliz, enfrentó distintas situaciones que marcaron su gestión, entre ellas resalta una presunta falta de afinidad con el actual ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, cuya cartera de Estado va de la mano con la operación de YPFB y ha intervenido en más de una ocasión para sostener el trabajo de la empresa estatal.

“Debemos tener mucho cuidado, no podemos borrar con el codo lo que hicimos con la mano. Todos nuestros actos se van a constituir en actos importantes para lo que vaya ocurrir con la institucionalidad de la empresa más estratégica que tenemos”, recomendó Zamora a Soliz durante su acto de posesión

La llegada de Herland Soliz se dio el 16 de diciembre de 2019, en medio de polémicas declaraciones de su antecesor, José Luis Rivero, quien señaló que había recibido una empresa «quebrada» y se complicó al dar declaraciones al respecto. En ese entonces, Soliz prometió transparentar los estados financieros de YPFB y continuar las negociaciones para la exportación de gas. 

El ejecutivo contó con el visto bueno de analistas del sector y anteriores ejecutivos de YPFB, quienes refirieron que, por su trayectoria y desempeño, la empresa quedaba en buenas manos.

Pero el camino de Soliz no ha sido fácil. Encontró su primera piedra en menos de dos semanas. Fue en la Planta Separadora de Líquidos de Yacuiba. Se realizaron bloqueos pidiendo garantías laborales y se pidió que se contrate a más personal, donde se expresó el rechazo a Soliz y se mostró una inclinación hacia José Luis Rivero, que en ese entonces ya era expresidente de YPFB. Fue el Ministerio de Hidrocarburos quien tuvo que salir a atender y solucionar este problema.

A los pocos días surgieron nuevos inconvenientes. El Comité Cívico de Camiri y la Asociación de Profesionales de Camiri y Cordillera le ‘doblaron’ el brazo a Herland Soliz, quien ante la amenaza de toma de la Gerencia  Nacional de Exploración y Explotación, cedió a la presión y se comprometió a contratar personal camireño, tras la respectiva evaluación de una nómina elevada por los demandantes. 

En Villa Montes, el Ministerio de Hidrocarburos instruyó a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) a restituir  la Vicepresidencia de Administración, Contratos y Fiscalización de la petrolera en la provincia Gran Chaco del departamento de Tarija, tras bloqueos y manifestaciones en el municipio tarijeño (parte de la oficina se había trasladado a Santa Cruz).

​Otro encontrón se dio durante los primeros días de enero de 2020. Pese a que la estatal YPFB ordenó un nuevo estudio para determinar si el campo Margarita-Huacaya era compartido por los departamentos de Tarija y Chuquisaca, el Ministerio de Hidrocarburos contradijo la disposición de la empresa estatal, y dio marcha atrás con la medida hasta que se instale un nuevo Gobierno. Después de las elecciones del próximo 3 de mayo de 2020 (suspendidas por la cuarentena).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *