Humillan a licenciada en enfermería designada a Pozo del Tigre




La licenciada en enfermería Ruth Nair Poquiviqui paso este jueves la humillación más grande de su vida, después que supuestas autoridades de control social y trabajadoras del centro de Salud en Pozo del Tigre, impidieron que ejerciera funciones.



La profesional fue designada para remplazar a una colega que se encuentra en estado de gestación y un grupo de mujeres que se identificaron como miembros de la subcorregidora, Comité Cívico y la ALS, llegaron hasta el centro para impedir que la licenciada inicie su jornada laboral.

En un video se aprecia que una mujer que ejerció la representación de las autoridades le dice que, ella debió presentarse primero ante su autoridad y le mencionan que ellas (supuestas autoridades) no pidieron el cambio de la licenciada de enfermería para que venga a ocupar su cargo.

«No vamos a permitir que trabaje. Ahora usted va ir donde sus superiores y le va decir que no la quieren recibir por estos motivos (declarados). No queremos que baje la gente. Si haya venido por una enfermera de la cual pedimos su cambio, magnifico, usted se quedaba», advirtieron a la profesional.

Las mujeres incluso llamaron a la responsable de Recursos Humanos (Mary) a quien le expresaron que no iban a dejar que ella trabaje en el centro por la una licenciada Hilda.

A la llegada de la Policía debido a que su situación circulo en redes sociales por el abuso de las supuestas autoridades, la enfermera aclaró que recibió ese memorandum para remplazo y que un grupo de mujeres se oponía a que trabaje.

«Querían que me retire, pero no puedo hacer eso, porque me llaman la atención y lo pueden tomar como abandono de funciones y la verdad que me sentí mal por ello», dijo al uniformado que acudió en su auxilio. Poquiviqui dijo que cuando ingreso a un ambiente de descanso y se sentó en una cama, ingresó una mujer a indicarle que no podía sentarse en esa cama y que saliera afuera.

«La verdad tenía miedo que venga el pueblo y me saque, me amenazaron que me iban a sacar a las buenas o malas y me dio muchos miedo por eso pegaron la puerta», dijo la enfermera bastante afectada emocionalmente por el trato discriminatorio recibido.