Antonio, el zorro andino, es llevado a Mallasa y será enviado a un centro de custodia




El Gobierno afirma que el animal silvestre está en proceso de volverse agresivo, que está comprobado científicamente que ellos no modifican su genética agresiva.

El Ministerio de Medio Ambiente dispuso hoy que el zorrito andino “Antonio”, que fue criado por una familia en Oruro, sea trasladado al centro Vesty Pakos, en Mallasa, La Paz y después de que se le haga una serie de análisis y estudios, se lo remitirá a Senda Verde de los Yungas de La Paz o al centro de custodia de Tarija.

“El jueves en coordinación con la Alcaldía y la Gobernación de Oruro se decidió que el zorrito sea llevado a un centro de custodia, Vesty Pakos, de La Paz, en el que las condiciones mejoren con relación a la del zoológico de Oruro. Allí se le harán análisis parasitarios, virales y bacterianos; además de adaptarlo a su habitad, luego se enviará a Senda Verde o al centro de custodia de Tarija”, detalló el asesor legal del Ministerio.

Mencionó que se le practicará una serie de estudios porque el animal silvestre estuvo consumiendo alimentos que no son para su especie y que también servirá para descartar si tiene o no otras enfermedades humanas, que puede haber sido contagiado durante su vivencia y éste puede ser transmitida a los otros animales con los que tendrá contacto.

Según Herrera, de momento el animal silvestre permanecerá en una jaula hasta que se le realice un proceso de adaptación y se habitúe para que sea trasladado a otra jaula de mayor tamaño.


Pero también advirtió que el animal de nueve meses está en proceso de pasar a la edad adulta, que es cuando comienza a demostrar su conducta silvestre, que por ejemplo hacen segregación de hormonas con la liberación de un líquido fuerte en la orina y esto es muestra que comienza a marcar su territorio y es más agresivo, que es cuando hay el riesgo que ataque a las personas y otros animales.

La ministra María Elva Pínckert explicó que si se cede la custodia a la familia puede ser un mal precedente para que se siga haciendo el tráfico y la tenencia de animales silvestres y que la tenencia está penada con hasta seis años de cárcel.

“La Ley prohíbe la tenencia y tráfico de animales silvestres. Además está comprobado científicamente que ellos no modifican genéticamente su agresividad. Aunque la familia que lo tuvo diga que no es agresivo, pero corren el riesgo que en algún momento ellos manifiesten su agresividad”, indicó la autoridad en contacto con el programa de Jhon Arandia.

Antonio es un zorro de nueve meses, que durante su corta vida estuvo junto a una familia humana y fue domesticado, sin embargo por denuncia de los vecinos, el Centro Municipal de Zoonosis (Cemzoor)  de Oruro lo trasladó al zoológico de esa misma ciudad, en cumplimiento de la Ley 1333 de Medio Ambiente, vigente en el país.

Esto ocasionó una «revolución» en las redes sociales con el hastag #LiberenAAntonio para que el animal sea devuelta a la familia que lo crió como mascota y argumentaron que el animal silvestre ya está domesticado y tiene una familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *